Archivos Mensuales: noviembre 2016

20161125_PATRON!

Esta semana, y a raíz de todo el trabajo hecho hasta la fecha siguiendo el hilo narrativo, se decide parametrizar en cierta medida la playa. Tomar, dentro de los flujos que nos interesan, esos parámetros cuantificables que hacen de cada sección de playa única tanto en espacio como en tiempo, ya que es continuamente cambiante.

En este caso, como anteriormente ya trabajé tanto como las olas como con la luz y los colores, he decidido centrarme en la intensidad de luz, los colores que encontramos en la playa y el movimiento de la propia ola.

Para ello, se ha dispuesto de herramientas diferentes en cada caso:

_ Luz: La luz se mide mediante un objeto que se ha diseñado de tal forma que contiene 5 muestras de materiales desde más transparente a más opaco con tal de generar una sombra arrojada y que esta nos hable, a través de la sombra, de las cualidades de esa luz. Intensidad lumínica a partir de hasta que material es capaz de atravesar y como incide esa luz, si deja una sombra nítida o borrosa. Este parámetro determinará el contenido de objetos reflectantes y a su vez condicionará la intensidad de cada tonalidad.

_Colores: Para analizar el colorido, se ha impuesto la idea de generar negativos de la playa para ver los colores invertidos y así directamente tomar la tonalidad que mas destacaría en cada sección. Este parámetro, influirá en la variedad cromática del objeto.

_Movimiento ondulatorio: Se analizará, como se hizo anteriormente, mediante el transductor. Este transductor mide la altura de la ola, la dirección y la pendiente. De tal forma, en función de este, se dispondrá la distancia entre módulos la cual ya es variable.

El resumen se muestra en esta ficha:

RESUMEN.jpg

De esta forma, y como ya viene siendo costumbre, se realizó una intervención en la playa para poner a prueba todos estos elementos. El resultado se muestra tanto en vídeo como en las fotos.

20161118_Colorful-sea

En cuanto a lo tratado anteriormente, el enunciado fue mutando y evolucionando a lo largo de esta semana. Desde esa idea técnica de tratar los materiales a buscar cierta inspiración, cierto cauce en efectos que quería llegar a conseguir tratando este material. La elección es la del plástico, como se menciona en la entrada anterior, y en concreto, ese plástico que encontramos desgraciadamente en gran abundancia en las playas.

Hablo de la botella de plástico, me necesario que a la hora de jugar con plásticos tendría que se estos que encontramos como residuales en la gran mayoría de costas españolas, como por ejemplo la vega baja. Es un reto, más bien, como conseguir cambiar el significado de la botella de plástico en la playa desde un ámbito residual a algo enriquecedor. Manteniendo esta idea, surge la fijación en cierto efecto que me parece curioso y placentero, disfrutable. Me refiero a ese efecto, que no se como denominarlo todavía, que se genera en aguas calmadas, pero vibrantes, el cual se caracteriza por filtrar la luz a través de una superficie transparente en continuo movimiento ondulatorio. Esta ondulación es la culpable de que se distorsionen los haces de luz y generen formas, un movimiento armónico que a mi particularmente me parece de gran belleza.

Luego tenemos este efecto y las botellas de agua. ¿Ahora que?

Lo más positivo de las botellas de agua en este caso es tanto su transparencia como su habilidad para contener un volumen, pues es un contenedor. Por ello, cabe estudiar que posibilidades hay para ese relleno, estas son infinitas, desde elementos cristalinos, opacos, translucidos a brillantes, luminiscentes, fosforescentes.. Todo vale, con tal de ser efectista y generar ese cambio de objeto residual a enriquecedor.

Por mi parte, me decanto por la gelatina y los tintes, además de otros elementos que voy añadiendo durante la experimentación. La gelatina se piensa como una lamina colorida, gracias al tinte, que permita filtrar la luz del solo y darle tonalidades que jueguen con el mar, que den color y sean partidarios de esos filtros de luz.  Además, se le añaden elementos como palitos de café reciclados de plástico transparente o trozos de silicona reciclada, junto con ciertos elementos reflectantes como la purpurina y hebillas doradas. El resultado se encuentra registrado tanto en fotografías como en un vídeo.

En un primer test mediante la silicona:

2016-11-17-11-52-432016-11-17-11-52-58

Y por último en un segundo, añadiéndole el agua marina para reducir su densidad pero llenar todo el volumen dándole una mayor potencia. Estos son los resultados:

2016-11-17-12-26

2016-11-17-12-16-10

 

Vídeo de la experiencia:

 

 

20161113_Enunciado

¿Cómo seguir trabajando?

Dentro de los materiales utilizados durante el curso, encontramos la madera un material con multitud de posibilidades, en gran medida orientadas hacia la maqueta, y el plástico utilizado para generar los hinchables, esta vez a una escala próxima a 1:1.

De esta forma, trabajaré indagando en las siguientes cuestiones.

· ¿Cómo se comporta este material?

Al tratarse de cavidades hinchadas una vez se genera una presión en cierto punto genera un hundimiento en función de la presión interna de la cavidad (el contenido: aire o cualquier fluido/gas) y de la propia presión ejercida.

· ¿Qué variedades me ofrece?

Gran variedad de plásticos ya sea por su color, su rigidez, su textura, su grosor, su composición…

· ¿Qué técnicas puedo usar para tratarlo?

Corte, unión en caliente, unión mediante pliegues, generar cavidades mediante sellado de estrías, perforación, adición de capas, pegado mediante calor o adhesivo…

· ¿Que limitaciones tiene?

Comportamiento estructural débil, cuanto mayor es la escala más difícil es mantenerlo estanco, mediante nuestros métodos constructivos no podemos llegar a la perfección en el sellado, difícil de controlar una vez integrado en el medio (arrastrado fácilmente por corriente al no ser rígido)…

· ¿Qué soluciones constructivas desarrollo?

Dentro de estas soluciones podemos encontrar problemáticas como el sellado, el aislamiento, inflado-desinflado, cámaras, pliegues, enganches… 

 

20161110_undulatoryfeeling

Retomamos la idea de la intervención anterior para quedarnos con esa fijación y casi obsesión con el movimiento ondulatorio de la ola, de como esta va transportando una energía que nosotros, a la hora de “vivenciarla”, tratamos de evitar esquivándola o simplemente no disfrutándola.

La cuestión es , ¿Cómo podríamos aprovechar ese movimiento? quizás haciéndonos a él.

Lo más cercano que tenemos como experiencia frente a la hola, y quizás la más apasionante de todas es el surf. Esa forma de conseguir construir un artilugio o instrumento que nos permite, mediante nuestro cuerpo, dominar una ola hasta el punto de domarla deslizándonos a su través. O quizás, algo más al alcance de cualquiera, el hecho de comprar una colchoneta hinchable y dejarse perder en el mar mirando el cielo. A ese punto quería llegar, pero, como lo transformamos a un espacio a lo grande, que cambie la forma de vivenciar la playa a partir de este.

Así surge, y a raíz de la última intervención este dispositivo. Reinventando el módulo, haciéndolo mas precios y con una mayor contacto con el usuario podemos generar un artilugio que nos permita componer el espacio de distintas formas.

Esta vez, el módulo tiene una estructura de sandwich la cual se compone de un núcleo rígido perforado que permite dotar de rigidez al conjunto y comunicar las partes mas exteriores, que son unas láminas estancas que contienen el fluido o el aire, y que generan unos juegos de presiones con el usuario al ser pisado o presionado con cualquier parte del cuerpo.  Además, gracias al estudio de los anclajes podemos desarrollar varios tipos que nos permitirán generar matrices fijas que tendrán una mayor estabilidad, para cuando sea requerida, o por otro lado la unión que permite movilidad y hace que tanto el módulo como el usuario experimenten el movimiento ondulatorio.

A raíz de esta mirada al usuario, nace un segundo módulo, el cilíndrico. Sigue con esta misma filosofía de núcleo rígido y perímetro hinchable, pero eso sí, con diferentes soluciones en cuanto a su nudo. Así permite una mayor adaptación tanto a la curvatura de la ola como a la del cuerpo humano.

Por último, toda esta estructura se apoya en nueve elementos de hormigón que funcionan a modo de espigón pero que entre ellos guardan una distancia que genera una forma de embudo. Esta característica geométrica sirve para generar un efecto venturi tanto de viento como de agua, el cual, en su punto de máxima presión moverá unas turbinas que traducen esa energía de las olas mayorada en energía eléctrica. También permite controlar el temporal protegiendo la estructura.

Todo ello se explica mediante los detalles constructivos dados:

concurso

concurso

concurso

concurso